Macaronesia Digital

Banner4

Cómo la gestión sostenible del suelo a través del "carbon farming" puede mejorar la calidad de los alimentos

Una buena salud de suelo garantiza la cantidad y calidad de los alimentos producidos en ese suelo. El brócoli, por ejemplo, ha disminuido en un 78% su cantidad de calcio entre 1985 y el año 2002 debido a la calidad del suelo de cultivo (laboratorio Ciba Geigy)

La agricultura de carbono o carbon farming, son un conjunto de prácticas para favorecer la lucha contra el cambio climático desde la industria agrícola. Sin embargo, estas «prácticas» contribuyen a mejorar las dinámicas de suelo también.

Según la publicación CARBONO ORGÁNICO Y PROPIEDADES DEL SUELO hecha en la Sociedad Chilena de la Ciencia del Suelo, «el carbono orgánico en suelo (COS) se vincula con la cantidad y disponibilidad de nutrientes del suelo» y además «La cantidad de COS no solo depende de las condiciones ambientales locales, sino que es afectada fuertemente por el manejo del suelo. Existen prácticas de manejo que generan un detrimento del COS en el tiempo, a la vez hay prácticas que favorecen su acumulación».

En el caso de las espinacas, han perdido un 78% de calcio y un 65% de vitamina C en ese mismo período, mientras que los plátanos han perdido hasta un 92% de vitamina B6.

Dentro de las prácticas de carbon farming, se contemplan no solo manejos mecánicos de la tierra, sino también la minimización de la exposición a las plantas y alimentos a productos químicos, como fertilizantes sintéticos y pesticidad que son dañinos para la tierra y, por lo tanto, degradan su salud, así como su capacidad productora.

Según la experta en nutrición Pilar Esquer, quien es fundadora de la consultora Habits y miembro de un grupo especializado en Restauración Colectiva de la Academia Española de Nutrición y Dietética, cada vez más personas necesitan tomar suplementos de ciertos nutrientes porque no pueden obtenerlos adecuadamente a través de su dieta. Esto ocurre porque a menudo no prestamos atención a lo que compramos y adquirimos alimentos con una calidad nutricional deficiente que se ha visto afectada por la degradación del suelo. 

De acuerdo con datos recopilados por el laboratorio farmacéutico Ciba Geigy en Suiza y por Sanatorium Obertal en Alemania, el brócoli ha experimentado una disminución del 73% en el contenido de calcio entre 1985 y 2002, así como una disminución del 62% en ácido fólico y del 55% en magnesio. En el caso de las espinacas, han perdido un 78% de calcio y un 65% de vitamina C en ese mismo período, mientras que los plátanos han perdido hasta un 92% de vitamina B6.

De modo que, no solo como consumidores, deberíamos intentar acceder a productos de consumo de mayor calidad, sino que los productores y entidades responsables de regular la producción deberían atender más y mejor a estas cuestiones de calidad de nutrientes y salud del suelo.

¿Es rentable para un agricultor el "carbon farming"?

Una de las preguntas que deberíamos plantearnos, y que, seguramente, te habrás planteado, es que estas prácticas y manejos, requieren un sobre esfuerzo mayúsculo en algunos casos, sobre todo, en producciones con sistemas de trabajo y planes muy bien establecidos, para adaptarlos a una nueva manera de producir. El caso, es que la normativa europea, mediante la Agenda 2030, ya va a exigir que a esa fecha se estén cumpliendo con algunos estándares en cuanto al secuestro y la huella de carbono.
 
Ya algunas empresas exigen cumplir con la neutralidad de carbono, por lo que algunos productores se han visto obligados ya a implementar este tipo de prácticas y manejos. En este contexto, también el mercado de carbono voluntario brinda una oportunidad para los agricultores que emplean técnicas de agricultura regenerativa, ya que les permite obtener ingresos adicionales a través de esta actividad.
 
Al igual que GEMINI13 trata de democratizar la sensorización para el secuestro de carbono, hay proyectos funcionando como Azolla Project (otro proyecto made in Spain) que son capaces de ofrecer pagos de créditos de carbono, por lo que este remanente por favorecer las políticas de secuestro de carbono, es cada vez más real y palpable.
 
En la siguiente infografía de EIP-AGRI Network se muestran algunos ejemplos de manejos para favorecer el secuestro de carbono, y, por lo tanto, mejorar también la salud del suelo y los alimentos y plantas que se alimentan de él (más info aquí).
Infografía de EIP Agri Network sobre el Secuestro de carbono en suelos cultivables a largo plazo

No olvides seguirnos en redes sociales para conocer más acerca del carbon farming y la sensorización agrícola.

Enlaces de interés:

– Artículo de La Vanguardia: La Tierra está degradada. Así afecta el empobrecimiento del suelo a los alimentos.

– Revista de la Ciencia del Suelo y Nutrición Vegetal de Chile: Publicación Carbono orgánico y propiedades del suelo.

– Tabla de datos de laboratorio Ciba Geigy de Suiza: Tabla con resultados.

#cultivosxmitigación

Ponte en contacto
con nosotros

Los campos señalados con un asterisco (*) son obligatorios